La ciencia al servicio de una vida plena: ¿Cómo despegar hacia la vida que deseamos?

La inteligencia o el intelecto – como conceptos tradicionalmente definidos— no son suficientes para tomar las mejores decisiones en la vida, por eso tantas personas se encuentran atrapadas en una vida que los asfixia y los llena de responsabilidades y preocupaciones. ¿Cómo podemos revertir esto?
Sucede que para alcanzar un mayor bienestar necesitamos, además, desarrollar otras habilidades y recursos, necesitamos desarrollar la “inteligencia para el bienestar”, concepto propuesto por el médico psiquiatra y terapeuta Pablo Hirsch, que la define como la capacidad de una persona para mejorar su experiencia de vida presente y futura.

Para lograrlo, las personas deberán gestionar su mundo interno, interpretar adecuadamente las circunstancias del entorno e intervenir activamente en él. ¿Cómo empezar? El doctor Pablo Hirsch, en su libro “Inteligencia para el bienestar. Vivir mejor tienen su ciencia”, plantea y describe cinco pilares para el desarrollo de la inteligencia para el bienestar:

– Autoconocimiento de aspectos positivos: aprenderemos a identificar los recursos, rasgos y atributos de nuestra personalidad y cómo esto define qué necesidades específicas tenemos para el desarrollo de nuestro bienestar.
– Regulación y desarrollo emocional: conocer los distintos tipos de emociones para poder controlarlas y utilizarlas de una manera más asertiva.
– Habilidades interpersonales: explorar las propias habilidades de comunicación, persuasión y negociación que nos permitan cumplir con nuestros objetivos vitales asociados al bienestar.
– Toma de decisiones: aprender a focalizarnos en las decisiones importantes y elegir las opciones que mejor se ajusten a nuestras posibilidades.
– Cambio de hábitos: identificar aquellos hábitos que no contribuyen al bienestar y llevar adelante el proceso de cambio, como así también, identificar nuevos hábitos para mejorar y aumentar el bienestar.

Todos los pilares se complementan y generan sinergia para contribuir al bienestar de un individuo. Sin embargo, “para algunas personas puede resultar más interesante o más útil trabajar en un pilar particular. Por ejemplo, entrenase en desarrollar habilidades de comunicación para hablar con su jefe o adquirir un nuevo hábito asociado a la alimentación saludable”, explica el doctor Hirsch.

En los últimos años la ciencia ha avanzado mucho en entender qué factores contribuyen al bienestar y en la actualidad contamos con mejores recursos para mejorar nuestra experiencia vital. Para emprender el camino del desarrollo de la propia inteligencia para el bienestar se necesita flexibilizar algunas creencias respecto a qué aspectos de nuestra vida contribuyen a la felicidad, adquirir las herramientas específicas y tener la motivación para cambiar. Puede ser de gran utilidad generar un mapa de las propias habilidades y fortalezas, con esa guía resulta más sencillo implementar las estrategias específicas para sentirse mejor.

En este sentido Hirsch explica: “Una forma sencilla para empezar es seleccionar uno o dos conceptos simples y comprometerse a aplicarlos en forma sostenida. No conviene intentar llevar adelante todas las estrategias al mismo tiempo.” Es importante comprender que regular y gestionar las emociones es fundamental para desarrollar inteligencia para el bienestar. No hay emociones más importantes que otras, pero sí es fundamental entender para qué sirven las emociones negativas y positivas. A través de ejercicios, la persona puede aprender también a identificarlas y desarrollarlas.

Por último, destaca el especialista que: “El bienestar no es un objetivo en sí mismo, es un proceso que puede ser inestable y atravesar distintas etapas. Depende de muchos factores, entre otros, la curiosidad, el esfuerzo, el tiempo dedicado y la motivación de cada persona. Sin embargo, si logra poner en práctica algunas estrategias y realiza los ejercicios de forma sostenida, es mucho más probable que se sienta mejor.”

______________________________________________

Acerca del autor de “Inteligencia para el bienestar. Vivir mejor tienen su ciencia”

Pablo Hirsch es médico especialista en Psiquiatría, licenciado en Administración de Servicios de Salud y magíster en dirección de Empresas.
Es miembro titular del Centro de Terapia Cognitiva y gerente general del Centro Privado de Psicoterapias, ambos en Buenos Aires. Actualmente se desempeña como psiquiatra y terapeuta en su consultorio privado.

Además, se ha dedicado a publicar varios libros y a desarrollar el concepto “inteligencia para el bienestar”. El interés por este tema va más allá de su función como terapeuta, que tiene como objetivo ayudar a las personas a que se sientan mejor:
“La temática me generó curiosidad desde una perspectiva diferente. Siempre me llamó la atención que personas inteligentes o exitosas no necesariamente refieran sentirse felices. Y al contrario, personas que tuvieron o tienen vidas difíciles refieren sentirse felices y encuentran sentido a lo que hacen.

Motivado por estas experiencias, decidí en los últimos seis años junto a un grupo de colaboradores, investigar, escribir y dictar cursos al respecto. Nos propusimos revisar las creencias y factores asociados al bienestar y desarrollar recursos específicos que permitan a las personas realizar cambios concretos para mejorar sus vidas. El resultado de este proceso decantó en las ganas de acercar ese conocimiento a la gente y escribir un libro sencillo de leer, pero con respaldo científico. Después de mucho esfuerzo y trabajo, inteligencia para el bienestar se presentó en abril de este año.”

Prensa Autor