“Telas, grandes aliadas para renovar tu casa” por Jimena Caprile

Por Jimena Caprile, Socia fundadora de Olivia D (www.oliviad.com.ar).

Los géneros son muy funcionales a la hora de re-decorar una vivienda. Con pequeños guiños se puede ambientar cada ambiente según la personalidad de sus usuarios, siguiendo los colores de las estaciones del año y más. Las posibilidades son tantas como los dueños de casa quieran.
Claro que a la hora de renovar una ambientación primero hay que tener en claro qué se quiere modificar. Es posible poner el foco en acentuar colores, cambiarle la cara al living o el comedor con pocos recursos, agregar detalles o simplemente cambiar la distribución del mobiliario. Ahora sí, con el objetivo bien definido hay que observar y seleccionar los materiales necesarios para comenzar el trabajar.
Si los textiles entran en esa lista de productos que usaremos hay que tener en cuenta la textura, la densidad, el color y la estampa del diseño. La elección del diseño debe ir de la mano de lo que cada uno quiere generar en el ambiente.
Los sentidos son estimulados en cada decoración. Si hablamos del tacto, hay distintas sensaciones que se pueden generar. Así, las telas pueden ser lisas (seda, raso, gabardina, algodón) o con textura. Estas últimas se dividen en grupos: suaves (terciopelo, piel de durazno), ásperas (rafia, arpillera) o rugosas (cloque, pana). Obviamente, se pueden combinar estas terminaciones para producir distintos efectos.
El cuerpo del género es otro elemento que entra en juego. En este caso hablamos de telas livianas (gazas, organzas) o pesadas (tweed, lona, paño). Está claro que no se emplea la misma tela para un almohadón que va sobre la cama que para otro que se utiliza para sentarse en el piso del living para comer junto a la mesa ratona. Del mismo modo, si son almohadones para exteriores habrá que elegir una tela especial que soporte las condiciones de la intemperie.
Paleta infinita
La elección del color y los estampados está íntegramente relacionada con el estado de ánimo o con la sensación que uno recibe de cada tono. Por eso, hay que elegir diseños y colores con los que cada persona se sienta cómoda, que provoque alegría al verlos.
Hay una clasificación básica que habla de colores cálidos (amarillo, naranja y rojo) y fríos (verde, azul, violeta) y éstos se pueden combinar buscando un equilibrio. Obviamente no hay que olvidarse de los tonos tierra, los neutros (blanco, negro, gris, beige), los pasteles o flúos (ahora de moda).
Respecto a los estampados, las opciones son infinitas: de mayor o menor escala, mayor o menor densidad de la imagen. Estampas definidas (con figuras de objetos, animales, plantas, paisajes), abstractas, geométricas u ornamentales, el mercado ofrece de todo tipo en la actualidad. Hay textiles cuyas estampas son por rapport, es decir, se generan por la repetición de una imagen. Por supuesto, también existen textiles artesanales, de diseño, en los cuales las imágenes se suceden libremente en la tela, generando que cada metro de género sea diferente.
Tips para aplicar
Hay detalles de la casa que se pueden cambiar y provocan que todo se vea renovado. Así, algunos de los consejos son estos:
· Almohadones: son un elemento práctico y sencillo. Contar con diversas fundas que tengan una variedad de tamaños, color y textura permite modificar los espacios rápidamente y con poco costo.
· Caminos de mesa: la elección de estas piezas puede basarse en la búsqueda de contraste entre la superficie de la mesa y el color de la tela del camino de mesa.
· Manteles: hay que tener en cuenta el contexto de esa mesa. Por ejemplo, los colores de las paredes, las sillas, los muebles que la rodean. Si la mesa está acompañada por muchos muebles, lo mejor es buscar un mantel cuya estampa o color aliviane el espacio.
· Mantas, metros de tela o pashminas: colocar mantas o pañuelos sobre un sillón, ya sea cubriéndolo por completo o sólo un fragmento del mismo. También se puede aplicar en pies de cama.
· Objetos textiles: añadir una panera nueva, diferentes individuales o posavasos puede darle nueva vida a escenas cotidianas.

Telas en paredes: una tela estampada muy hermosa se puede enmarcar y colgar como cuadro. Se puede jugar con los colores de esa obra y combinarlos con los almohadones, mantas o cortinas.

Post Author: Abasto Noticias