“Mi pareja es likeadora serial” por Valeria Schapira

Por Valeria Schapira – Experta en relaciones para Match.com

En los tiempos que corren, muchos de nosotros tenemos cierto grado de dependencia de las redes sociales. Aprender a convivir de manera sana y productiva con las nuevas tecnologías es el desafío para mantener la sanidad de nuestras relaciones.

Cuando no hay reglas claras acerca del uso de las redes sociales, cuando lo que allí ocurre se inmiscuye en la dinámica de una pareja, pueden aparecer graves problemas vinculares. Tanto como para dar un ejemplo, pensemos en la siguiente situación: uno de los dos “likea” de manera compulsiva las publicaciones de un tercero y eso despierta suspicacias en su compañero.

¿LIKEAR O NO LIKEAR? (esa es la cuestión)

Así en la vida online como en la vida tangible, real, hemos de ser selectivos. Es por ello que nos llama tanto la atención cuando alguien dice que todo lo que otro hace, dice o postea “le gusta”. Si notas que tu pareja está demasiado “likeadora” de lo que hace otra mujer u hombre y eso te hace encender la alarma, tienes dos problemas: él o ella puede estar interesada en otra persona… y tú tienes una obsesión en seguir sus pasos digitales. Se impone el diálogo urgente y sincero antes que las cosas pasen a mayores. Es probable que una dieta digital, con un uso prudente de las redes, balancee la ecuación.

¿JUEGO INOCENTE O BUSQUEDA ENCUBIERTA?

Hay quienes están, simplemente, aburridos de la vida que llevan y encuentran un escape a la monotonía en la virtualidad. Esto no implica necesariamente que tengan la intención de seducir a nadie o engañar a su pareja por medio de las redes sociales. Simplemente, canalizan cierta insatisfacción con su propia cotidianeidad y encuentran en este juego, en apariencia inocente, alguna satisfacción. Si en el seno de tu relación está pasando algo por el estilo, prueben a preguntarse qué de lo propio no los motiva lo suficiente. No es grave: una crisis puede ser positiva, si se sabe capitalizarla.

¿QUÉ HAY DE LOS CELOS?

Una dosis manejable de celos puede, inclusive, funcionar como un afrodisíaco en una relación. Nos preocupa perder el amor de ese otro, que es un ser autónomo y tenemos que hacer nuestra parte para que el amor crezca y no se diluya. Esa es la sana medida de celar a quien se quiere. Ahora bien, si lo que se hace en la virtualidad da pie a interpretaciones erróneas, hay un problema de falta de confianza de base. Que tu pareja likee las fotos de una amiga o una compañera de trabajo no tiene por qué dar pie a interrogatorios ni a suposiciones. Relajate. Los celos pueden hacer disparar la imaginación y provocar crisis que no había.

REGLAS CLARAS CONSERVAN RELACIONES

Actitudes o conductas que alguno puede considerar inofensivas o una broma, como dejar comentarios con doble sentido en las fotos de las compañeras de trabajo, para otro pueden sentirse una falta de respeto. La única manera de llegar a una sana convivencia real, cuando lo virtual está en juego, es establecer acuerdos de pareja de cómo manejarse en estos terrenos sinuosos. Hay quienes acuerdan configurar sus redes como privadas y otorgarle acceso limitado a terceros. Otros creen que abrir el juego es lo más sano si nada hay que ocultar. Cada relación es un universo. Busquen los propios consensos.

Acerca de Match.com
Match.com está presente en 25 países con más de 8 idiomas y alcance en 5 continentes. En América Latina, Match.com cuenta con más de 60 millones de usuarios, lo que lo convierte en el sitio número 1 de citas.
El sistema de “algoritmos de matcheo” que sugiere compatibilidades de acuerdo a las preferencias de cada usuario lo convierte en un puente altamente efectivo para la búsqueda del amor online.

Post Author: Abasto Noticias