Autoridades chilenas prevén que mañana podrían bajar los cuerpos de los tres andinistas argentinos

Autoridades del Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres de Chile (Senapred) prevén que mañana se puedan retomar los trabajos para bajar los cuerpos de los tres andinistas argentinos que fallecieron en el Cerro Marmolejo, en la Cordillera de Los Andes, ya que las adversas condiciones climáticas en el sector no permiten realizarlo hoy.

En concreto, se espera que a partir de las 8 del miércoles, con mejores condiciones climáticas en la alta montaña, se reúnan los organismos en terreno para retomar el proceso de recuperación de los cuerpos que se encuentran geolocalizados, según se informó.

El capitán del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE), Camilo Carvacho, a través de un video, afirmó que las labores de extracción “fueron suspendidas (para hoy) debido a un frente de mal tiempo”, por lo que se esperan mejores condiciones climáticas para “realizar la extracción hasta la comuna de San José de Maipo”.

De hecho ayer distintas autoridades chilenas habían adelantado que no se podrían retirar los cuerpos de los tres andinistas argentinos debido al frente de mal tiempo que azota el sector del Cerro Marmolejo y estimaron que se podrían retomar las labores el miércoles gracias a una ventana de mejor condición climática.

“Las condiciones meteorológicas no están acompañando; en estos momentos hay pronóstico de nieve en la Cordillera mañana (hoy), por lo que, el miércoles, habrá una ventana meteorológica para poder bajar los cuerpos”, explicó ayer el director regional de Senapred, Miguel Muñoz.

Por su parte, el cabo primero Francisco Muñoz, quien participó en las labores de rescate, describió que la situación en el Cerro Marmolejo es “adversa” y que trabajaron a “menos 15 grados de temperatura”.

Los tres andinistas argentinos se encontraban extraviados desde el miércoles pasado en el Cerro Marmolejo, que se encuentra a 6.108 metros de altura y cuya cima corresponde con el límite internacional entre Chile y Argentina.

La expedición incluía dos montañistas chilenos, que descendieron antes, no hicieron el ascenso a la cumbre y llegaron el miércoles. Transcurrido un tiempo de que los expedicionarios argentinos no regresaron, se radicó la denuncia por extravío de personas e intervino la fiscalía de departamental y comenzaron las tareas de búsqueda, según declaró a Télam el cónsul argentino adjunto en Santiago de Chile, Octavio La Croce.

Se trataba de un grupo integrado por el intendente de la localidad pampeana de General San Martín, Raúl Espir; el escribano de La Pampa Sergio Berardo y el guía mendocino Ignacio Lucero.

Raúl Espir, de 55 años, era farmacéutico y en las elecciones de 2019 fue elegido intendente de General San Martín, mientras que Sergio Berardo trabajaba como escribano y tenía experiencia en montaña.

Ignacio Lucero, de 49 años, se desempeñaba como guía oficial de montaña con 30 años de experiencia, donde sólo en Chile realizó al menos seis expediciones.

El domingo se notificó del extravío, y comenzó un intenso trabajo de búsqueda que involucró al Senapred, Carabineros de Chile, el Estado Mayor Conjunto, el Ejército de Chile y Socorro Andino Chile.

En primera instancia, el Cuerpo de Socorro Andino encontró en el campamento la carpa de las personas extraviadas, pero sin sus ocupantes.

El hallazgo de los cuerpos fue realizado la mañana del lunes por un helicóptero privado contratado por Senapred que se encontraba realizando las labores de búsqueda, y avisó inmediatamente a personal del GOPE.

Finalmente, el GOPE llegó hasta los cuerpos y confirmó el fallecimiento de los tres andinistas argentinos.