Rotisería Miramar, el bodegón de Buenos Aires una perla en el barrio de San Cristóbal.

Este bar-rotisería en sus inicios, está ubicado en el barrio de San Cristóbal precisamente en la esquina de Avenida San Juan y Sarandí.

Fundado por la familia Ramos en el año 1950 se quedó suspendido en el tiempo y pretende guardar en su memoria con orgullo sus orígenes y conservar la historia de su lugar.

Todo su mobiliario desde estanterías, mostrador y vitrinas conservan su originalidad, mientras que sus paredes revestidas en madera te cuentan la historia porteña.

Recortes de diario con notas periodísticas de especialistas que los mencionan por su excelente labor, fotos de publicidades antiguas, y retratos de personajes emblemáticos de la ciudad de Buenos Aires, entre ellos el escritor Ernesto Sábato decoran este pintoresco rincón de San Cristóbal.

La decoración de sus enormes estanterías mezclan botellas de vino y de vermut con frascos de tentadoras conservas caseras y latas de manjares listos para degustar.

Los fiambres son la estrella del lugar al igual que los quesos de excelente calidad que se encuentran perfectamente exhibidos en los mostradores junto a sus máquinas de filetear. Una mención especial, merece el jamón serrano que se ofrece cortado a cuchillo y es imposible dejar de probar.

Nos ubicamos geográficamente en el Barrio de San Cristóbal en la ciudad de Buenos Aires, pero bien podríamos pensar estar comiendo en España.

Sus platos típicos como la Tortilla de Papas, su Rabo de Toro, sus Ancas de Rana y por supuesto sus Caracoles te llevan a un sorprendente viaje de aromas y sabores ancestrales.

En Miramar, el Bodegón de Buenos Aires la carta está completa de propuestas gourmet y las sugerencias de platos del día están perfectamente presentadas en sus pizarras.

Miramar es una reliquia porteña invaluable y forma parte de la lista de “Cafés Notables” de la ciudad.

Post Author: Mr. Abasto