Policía de la Ciudad recuperó más de 100 celulares robados tras un allanamiento en una galería en Balvanera.

Los operativos se realizaron a raíz de un arrebato sufrido por una joven en el día de ayer a bordo de un colectivo. Durante los procedimientos un celular comenzó a sonar y se comprobó que era de una víctima que acababa de ser asaltada.

En horas de la tarde, personal de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 3 de la Policía de la Ciudad llevó a cabo una serie de procedimientos en una galería ubicada en la avenida Corrientes al 2300, ordenados por el Juzgado de Menores N°3 a cargo de la Dra. Morano.

Los allanamientos se dieron a partir de un hecho ocurrido el día de ayer, cuando dos menores de 17 años le arrebataron su teléfono móvil de alta gama a una joven que viajaba en un colectivo.

Los delincuentes ingresaron por una de las puertas del vehículo, le quitaron el teléfono y se dieron a la fuga.

Efectivos policiales se acercaron al lugar del hecho avisados por el Centro de Monitoreo Urbano quienes observaron el robo por las cámaras y al tomar contacto con la víctima, mediante otro celular, se rastreó el aparato robado logrando localizarlo en la galería en cuestión.

Mediante un rastrillaje en la zona, los oficiales dieron con los delincuentes, gracias a la descripción aportada por la damnificada, los cuales fueron capturados.

El Juzgado de Menores N°3 enterado de los pormenores solicitó la detención y el traslado de los delincuentes al Instituto Inchausti y libró la orden de allanamiento para los locales del paseo de compras de Balvanera.

Así las cosas, efectivos de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 3 de la Policía de la Ciudadllevaron a cabo lo ordenado por el juzgado interventor y como resultado incautaron más de 100 dispositivos robados, los cuales fueron chequeados por el ENACOM y se corroboró que muchos de ellos habían sido bloqueados por robo o extravío. Del total 40 eran iPhone.
Además, al ingresar a uno de las cuevas, la cual estaba cerrada y con faja de clausura, los policías encontraron escondido a un sujeto, empleado del lugar y se secuestraron 35 celulares robados que estaban escondidos en los techos.

Mientras los especialistas peritaban los dispositivos, uno de los mismos comenzó a sonar.

Al atender, la persona que llamaba aseguró que ese era su teléfono y que se lo habían sustraído momentos antes en la vía pública en la zona de Once.

Por tal razón, la nueva víctima fue citada al lugar donde prestó declaración testimonial para que se le devuelva el celular.

Como resultado del operativo hubo 6 detenidos bajo los cargos de “infracción a la ley de comunicaciones móviles”, más conocida como ley Blumberg.

El caso quedó bajo la tutela del Juzgado Federal N°4 a cargo del Dr. Lijo.

Mr. Abasto Autor