“Historias de desobediencias: permanecer humanos, la dignidad en medio del horror”. Charla y Muestra de Arte para CONCIENTIZAR sobre el GENOCIDIO NAZI.

Luego de haber realizado un estudio profundo sobre los hechos sucedidos, Jacqueline Gies, nieta de un genocida nazi a quien denunció, reflexionará sobre su experiencia de vida en Salón Dorado del Ministerio de Cultura de la Ciudad. Donde, además, se llevará a cabo una muestra titulada “Historias de desobediencias: permanecer humanos, la dignidad en medio del horror”.

En el marco del 90° aniversario del natalicio de Ana Frank y los 25 años de hermandad entre Buenos Aires y Berlín, la Casa de Ana Frank y el Ministerio de Cultura de la Ciudad realizarán el próximo 14 de noviembre de 10 a 12 hs una charla a cargo de Jacqueline Gies, nieta del genocida nazi Robert Gies, en el Salón Dorado del Ministerio de Cultura de la Ciudad. En simultáneo, se inaugurará en el subsuelo la muestra “Historias de desobediencias: permanecer humanos, la dignidad en medio del horror”.
Robert Gies, fue el oficial nazi responsable de la masacre de Lidice (Checoslovaquia) como represalia por el atentado a Reinhard Heydrich en 1942. Allí, se asesinaron a 192 residentes y se enviaron a campos de concentración a 196 mujeres y 88 niños. Los niños que se consideraron arios fueron dados a familias alemanas para ser ‘re-educados’.
El padre de Jacqueline comenzó a investigar las acciones de Robert Gies en Checoslovaquia, y luego ella también se unió a la búsqueda de información para poder reconstruir el pasado, entender los fantasmas que atormentaban a su padre y dar respuesta a miles de preguntas. Su objetivo fue poder mantener la memoria y revelar la verdad de los crímenes cometidos por su abuelo que fueron ocultados y nunca condenados.
En este sentido, la visita de la Jacqueline Gies constituye un gran aporte en la construcción de conciencia y responsabilidad en la lucha contra el negacionismo en nuestros días.
Sobre la muestra “Historias de desobediencias: permanecer humanos, la dignidad en medio del horror”:
La historia de Ana Frank, su familia y quienes los protegieron inspira a miles de jóvenes a visitar el Museo Ana Frank en Buenos Aires y las distintas muestras itinerantes. Muchos de ellos asumen el compromiso de convertirse en guías, motivados por el desafío de transmitir un mensaje de humanidad, inclusión social y convivencia.
Constantemente revaloriza la dignidad manifiesta en la decisión ética que implica no permanecer indiferentes ante el sufrimiento ajeno, así como la valentía que se requiere para hacerlo.
Cada uno de los proyectos que se llevan a cabo desde el Centro Ana Frank Argentina, ubica a los adolescentes y jóvenes en un rol protagónico en tanto destinatarios y, posteriormente, creadores de experiencias para sus pares. En este sentido, se promueve la búsqueda de nuevas oportunidades que enriquezcan la formación de los voluntarios. Asimismo, cada vez son más los educadores que se acercan para acompañar a dichos jóvenes y que luego emprenden su propio trayecto formativo en nuestro Instituto de Capacitación Docente. El compromiso de los adultos impacta positivamente en los jóvenes cercanos a ellos, facilitando la construcción de vínculos de cuidado y responsabilidad por los otros dentro y fuera de la escuela.
En este contexto se realizará una exhibición de 10 paneles, con su manual y material para poder trabajar en escuelas, en el subsuelo del Ministerio de Cultura de la Ciudad que quedará abierta a partir del 14 de noviembre.
Sobre Berlín y Buenos Aires:
Berlín siempre ha sido una ciudad de ideas, invenciones y experimentación. Desde la caída del Muro en noviembre de 1989, Berlín ha sido la capital de la libertad. La variedad, los opuestos, la coexistencia, lo colorido, lo creativo, lo alternativo y también lo normal, todo lo que Berlín representa internacionalmente, se basa en el gran valor de la libertad. Hoy en día, Berlín es la suma de los estilos de vida de todos los ámbitos de la vida. La ciudad ofrece a todos la oportunidad de desarrollarse libremente.
Por su parte la Ciudad de Buenos Aires, se ha ido posicionando como el centro cultural de latinoamérica debido a su gran oferta cultural pública, independiente y privada. El arte con sus galerías, los teatros, las librerías, los cines, la música y la danza conviven en una Ciudad que siempre ofrece algo para hacer, reflexionar y disfrutar.
Esta charla y muestra acerca de un hecho histórico es una de las tantas acciones que se vienen realizando dentro de una agenda de actividades especialmente pensadas para este aniversario de hermandad, y representará la valiosa unión entre dos polos culturales que desde hace 25 años cooperan entre sí elevando las fortalezas de cada región.

Post Author: Mr. Abasto