Fondo italiano, notas de cueca. Por Flavia Tomaello

Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Senso es el histórico restaurante italiano del nuevo Mandarin Oriental. Renace con una carta montada en las estaciones y profundo color de hogar.

Utilizando solo los mejores ingredientes chilenos e italianos, el menú de Senso refleja los deliciosos sabores de la cocina italiana. Complementando el menú se encuentra la increíble bodega de Senso que ofrece los mejores vinos chilenos. Esta es la escencia que imprimió a partir de su carpeta desbordante de proyectos en chef ejecutivo de novel Mandarin Oriental Santiago, Germán Ghelfi.
Su labor se asemeja a una lujosa filigrana que abarcó todos los espacios gastronómicos a su cargo, con el peso de dar sentido y nivel, fiel a su gusto por los productos genuinos de mercado y a elaborar experiencias ricas que atraviesan el comer desde todas sus iniciativas.
Se trata de un cocinero con una clara línea de trabajo, una donde cada propuesta gastronómica que desarrolla debe marcar, más allá de su estética, por el relato que alberga, por el buen recuerdo que sea capaz de dejar en el paladar.
Los cambios que llevan su firma comenzaron en enero de 2019, e incluyen renovación de carta según la estación. “Además de ocupar productos de la temporada, nos enfocamos en que los platos tengan técnica e historia”, dice. También figura la creación de espacios como La Boutique, una exclusiva y delicada oferta de pastelería que se complementa con variedad de café de especialidad, reforzando un área que, a juicio de Ghelfi, en esta parte del continente no se ha desarrollado lo suficiente: “Soy amante del café, lo bebo mucho a diario y soy el más crítico con el producto. Mis tres años en Colombia me enseñaron”.
Sin hotel de este lado, partir al otro sigue siendo sencillo y económico. Jetsmart une ambas capitales desde 67 dólares por tramo.

Llenar de contenido
No se ha tratado sólo de elegir ingredientes y barajar un menú posible. Sino que se ha trabajado en torno a la historia de cada plato, su sentido, el origen de los productos. Durante el almuerzo presenta “Menú del día”, una propuesta acertada a la hora de escoger diferentes antipastos, platos de fondo y postres.
La frescura de sus pastas y recetas caseras busca deleitar la experiencia, es por ello que el Chef propone una deliciosa sopa fría de melón y rúcula sobre langostinos. O una exquisita crema de choclo fresco servida sobre una tostada francesa coronada con centolla, limón y perejil. Otro favorito es el Carpaccio di Manzo, finas láminas de filete de res, nueces garrapiñadas y espuma de gorgonzola.
Dentro de la oferta gastronómica la carta presenta diferentes variedades de carnes y pescados como el filete de salmón con cubierta crocante de quínoa sobre puré de zanahoria y naranjas. Otra opción es la suprema de pollo enrollada y rellena de espárragos, cebollines a la plancha acompañada de puré rústico con reducción de pajarete, zestes de limón sutil y queso de cabra rallado.
El equipo de pastry deleita con sabores dulces a la hora de finalizar. Freschezza infinita di limone, frutas osmotizadas y frescas, sorbete de limón y sopa fría de vainilla de Madagascar.
Otro imperdible es Sapori della Valle del Maipo, manjar blanco, esponja de almendras, nueces, duraznos, pisco, helado de vainilla y crocante de espuma de leche.
Senso apela a la sensibilidad del comensal, un epicúreo que base su degustación en algo más que un sabor apetecible. Hay una gama de deleites para generar un arcoiris de experiencias. Bien logrado y con la inteligente intención de que siempre queda algo más por descubrir para la próxima visita.

Post Author: Mr. Abasto