Comprar ropa y zapatos en tiempos de coronavirus.

Es imprescindible que comerciantes, empleados y clientes respeten el cumplimiento de los protocolos sanitarios para permanecer activos y evitar contagios por Covid-19.

Más de 18 mil locales de ropa y calzado de la Ciudad de Buenos Aires volvieron a la actividad este lunes. Para sostener la apertura, deberán cumplir un estricto protocolo que garantice la distancia social entre clientes y trabajadores, no estarán habilitados los probadores.

El protocolo elaborado por la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA), para la venta de calzado se aplica de ésta forma: ingresará una sola persona cada 15 metros cuadrados, tanto compradores como vendedores deberán utilizar tapaboca.

El local recibirá a los clientes con un trapo embebido en agua y lavandina ubicado en la entrada, en el que deberán limpiarse los pies, y luego lavarse las manos con alcohol en gel.

La distancia entre el vendedor y el cliente el personal es de un metro y medio entre ambos, a diferencia de la ropa, el calzado puede probarse, utilizando medias descartables que proveerá el local.

En el caso de la ropa, te llevás lo que te gusta, lo probás en casa y si no te queda, lo cambias o lo devolvés.

La mercadería devuelta, permanecerá separada entre 24 y 48 horas antes de volver al estante y/o se someterá a un tratamiento con plancha por encima de los 75 grados para eliminar el virus.

“Venimos de dos años de recesión y nos encontramos con esta situación, la pandemia, que nos encontró débiles”. “Hay que reconstruir la cadena de valor productiva para el día después de mañana. Hoy sabemos las consecuencias de esta pandemia para el sector comercial, que es el más grande, y afecta también al industrial, que es el que abastece al comercio. Tenemos que empezar a buscar que el consumo se reactive”. Declaró Fabián Castillo. Adelantó también, que FECOBA y el Gobierno de la Ciudad se reunirán nuevamente este martes, para analizar la reapertura de otros rubros comerciales.

“Nos quedan, por ejemplo, las librerías de la calle Corrientes, las peluquerías, los lavaderos de coches, las mueblerías de Avenida Belgrano o la calle Libertad, con las joyerías”, enumeró Castillo.

Post Author: Mr. Abasto