Extraditados por un crimen a la salida de un boliche pero condenados por lesiones leves, ya habían sido sobreseídos en otra instancia por el homicidio.

El hecho se produjo el 25 de noviembre del 2019 a la salida del local bailable “Timba Vip”, en el barrio porteño de Balvanera.

Dos jóvenes que en 2019 habían sido detenidos en Chile y extraditados a nuestro país por el crimen de un joven y las heridas contra su hermano, ambos venezolanos, fueron condenados tras admitir en un juicio abreviado que cometieron el hecho, aunque solo recibieron una pena de prisión en suspenso por las lesiones de una de las víctima dado que por el homicidio ya habían sido sobreseídos en otra instancia.

Fuentes judiciales aseguraron que los condenados fueron los hermanos Carlos Eduardo (29) y Anderson Machado La Palma (28), también venezolanos y quienes habían sido extraditados al país en diciembre del año pasado, acusados del “homicidio preterintencional” de Rodolfo Hernández Manzulli (23) y de las “lesiones leves” de Freddy Adolfo Hernández Manzulli (33).

La causa
El hecho ocurrió el 25 de noviembre del 2019 a la salida del local bailable “Timba Vip”, en el barrio porteño de Balvanera, donde los hermanos Manzulli fueron atacados a golpes por los hermanos La Palma.

Según las fuentes, en agosto del año pasado los La Palma fueron detenidos por Interpol en Chile y en diciembre fueron extraditados a la Argentina por orden del Juzgado Criminal y Correccional 23.

Una vez en nuestro país, a pedido del fiscal de instrucción Adrián Péres, ambos fueron procesados por el delito de “homicidio preterintencional”, que prevé penas de 3 a 6 años de prisión, pero tras una apelación de la defensa, la Sala 7ma. de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional dispuso -por mayoría- el sobreseimiento tras considerar que se trató de un caso de legítima defensa.

Las fuentes señalaron que el fiscal de esa Cámara no apeló el fallo de Sala 7ma., por lo que los hermanos La Palma quedaron sobreseídos por el crimen.

“En ningún momento a nosotros nos llamaron o avisaron que eso estaba en la Cámara, mi mamá fue varias veces al Juzgado a pedir información y se negaron a dársela, parecía pautado para que nosotros no hiciéramos nada”, dijo a Télam Freddy Hernández Manzulli, hermano de la víctima fatal.

De esta manera, en un juicio abreviado el fiscal de la causa Péres los acusó a ambos por las “lesiones leves” que sufrió este joven y ellos admitieron su culpabilidad.

Cómo se sucedieron los hechos
Los investigadores habían determinado que el hecho ocurrió cerca de las 5.20 del 25 de noviembre de 2018, a metros de “Timba Vip”, situado en Agüero 449, a la vuelta del Abasto Shopping, donde la víctima y su hermano habían ido a bailar y protagonizaron algunos incidentes dentro del boliche, por lo que fueron retirados del lugar.

Según las fuentes, ya en la puerta, el menor de los Hernández Manzulli continuó muy alterado y arrojó el contenido de un vaso que tenía entre sus manos hacia el frente del local y mojó a varias personas que estaban saliendo, entre quienes se encontraban los Machado La Palma.

Ante esa situación, comenzó una discusión hasta que Rodolfo Hernández Manzulli quiso agredir a Anderson La Palma, pero su hermano Carlo La Palma le propinó un golpe de puño en su sien derecha y luego una patada a la altura de las costillas.

Según las fuentes, el muchacho murió como consecuencia de una fractura de cráneo producto del golpe y el impacto contra el suelo.

Inmediatamente, los imputados arremetieron contra Freddy Hernández

Manzulli -quien se interpuso entre su hermano y los agresores para evitar que su hermano continuara siendo agredido-, por lo que también recibió golpes de puño en el rostro y en todo el cuerpo, lo que le provocó una lesión en un codo, el antebrazo derecho y el dorso de la mano derecha.

“Me parece muy mal que la muerte de mi hermano quede impune y que las personas que lo mataron sigan en la calle”, afirmó Freddy, quien añadió: “Estoy con miedo desde que supe que están libres, no trabajo tranquilo porque no se dónde me los pueda cruzar”.

El joven dijo a Télam que su hermano con el que vivía en una casa del partido bonaerense de Lanús estaba trabajando en una fábrica de pintura en la localidad de Burzaco, en la zona sur del Gran Buenos Aires.

“Nosotros somos de Táchira y vinimos a Argentina por la crisis económica en Venezuela. Rodolfo había comenzado a estudiar bioquímica en la Universidad de Buenos Aires pero no pudo seguir por falta de tiempo”, concluyó.
Télam

Post Author: Mr. Abasto