Extensas filas de personas para buscar las sobras en la panadería y confitería “La Helvética” en San Cristóbal.

Ubicada en San Juan y Pichincha en el barrio de San Cristóbal, recibe a diario una multitud de personas buscando el pan y la facturas que sobran.

En la reconocida panadería La Helvética, ubicada en el barrio porteño de San Cristóbal, pudo verse a través de un video publicado por un usuario en las redes sociales, una interminable fila de personas en busca de las sobras al final del día. Los trabajadores de la panadería, reparten el pan y las facturas a todas aquellas personas que se acercan todas las noches antes de que cierre el comercio.

La histórica panadería ubicada en San Juan al 2300 recibe desde el comienzo a la pandemia a cientos de personas en busca de pan y facturas. Una de las empleadas del comercio, en diálogo con los medios, declaró que “en los últimos meses hay cada vez más gente”.

Y detalló que “antes eran 20 personas, ahora tenemos 300, muchos son clientes de acá. Nos cuentan que se quedaron sin trabajo y vienen a pedir para llevarle a la familia. A veces no alcanza lo que tenemos para dar”. “Nuestros clientes antes venían a comprar facturas, tortas y ahora vienen a buscar 20 pesos de pan. Nos preguntan mucho a qué hora pueden pasar para llevarse lo que nos sobró, a las 6 de la tarde ya hay fila de gente, nosotros cerramos a las 8 de la noche”, afirmó María.

Dijo también que “llegaron a tener 400 personas aguardando en la cuadra del local”. Por lo que los dueños deciden elaborar en cantidad todos los días más allá de que “hayan bajado las ventas”, y el sobrante “se le dona a la gente todos los días”.
María relató la historia de un matrimonio que vive cerca del local. “Antes compraban facturas y pan y hoy vienen todos los días a buscar sobras para darle a sus cuatro hijos. Ella es médica y él enfermero, los dos se quedaron sin trabajo en la pandemia”, aseveró.
“Es muy triste lo que está pasando, a todos”, manisfestó.

El deterioro en los hogares por el impacto que tuvo la pandemia y las medidas de aislamiento social en el empleo, sumado a la suba de los alimentos que durante todo el 2020 mostraron un sendero ascendente, hicieron que el índice de pobreza en la Argentina alcanzara un pico de 43% hacia el tercer trimestre del año, según estimaciones privadas.

Según los últimos datos que publicó el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec) durante diciembre de 2020, una familia conformada por dos adultos y dos menores necesitó ingresos por 54.207 pesos para poder cubrir la Canasta Básica Total, que es la que contiene alimentos y servicios, y no caer en la pobreza. Y de 22.681 pesos para la Canasta Básica Alimentaria y no caer en la indigencia.

Por otro lado, según datos del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundidos en diciembre de 2020, por la recesión y la crisis, agudizada por la pandemia y la cuarentena, volvió a escalar la pobreza en Argentina. En un año, aumentó del 40,8% al 44,2% de la población urbana: son 18 millones de pobres. Si se incluye a la población rural, hay 20 millones de pobres. De esos totales la indigencia subió del 8,9% al 10,1%: 4,1 millones indigentes urbanos o más de 4,5 millones si se incluye al sector rural.

Post Author: Mr. Abasto