Monumentos del barrio. “Los Galgos Rusos”

Ubicada justo en la esquina de Córdoba y Jean Jaurés – más exactamente en la Plaza Monseñor de Andrea-  se encuentra esta maravillosa obra realizada en bronce hecha, en el año 1914 y que es llamada “Los Galgos Rusos”, cuyo autor fue el escultor italiano Giacomo Merculiano. Escultor especializado, justamente, en representar distintos animales.

Giacomo Merculiano se encontraba viviendo en Francia al momento de crear esta obra y, la realidad, es que este no es un dato menor, ya que sus mismos perros – de raza borzoi- fueron los favoritos de los zares rusos. Estos animales acompañaban a los zares en sus salidas de cazas, por ejemplo, y eran tan pero tan simbólicos para ellos que, cuenta la historia que luego de la Revolución Bolchevique de 1917 fueron cruelmente masacrados.

Estos perros llegaron a Buenos Aires alrededor de la década del ’20. Sin ir más lejos, el letrista, escritor, guionista, traductor, periodista argentino y multifacético (nacido en Brasil) Alfredo Le Pera – autor de letras como “ El día que me quieras”, cantadas por Gardel la mayoría de ellas – volvió de su viaje a París con varios de ellos. De hecho, se dice que le regaló dos de ellos a nada más ni nada menos que al mismísimo Gardel.

Los borzoi eran animales que rodeaban a las familias más aristocráticas,y esto se debía – precisamente- a su gran belleza y “elegancia” .Era muy común verlos también – muchas veces- al lado de distintas celebridades. Hay algunas fotos, que uno podría buscar incluso en internet, de Olivia de Havilland, o Greta Garbo. También, hay una serie de fotos hechas a Marilyn Monroe con varios borzois tomadas por el gran fotógrafo Richard Avedon, que datan del año 1958.

Y como si todo esto fuera poco, aparecen también en una letra de uno de los tangos más famosos y conocidos. Se trata del tango “Pituca”, compuesto en 1930, por el gran Enrique Cadícamo. Y la estrofa, dice lo siguiente:

“Tenés un galgo ruso que no es pa’ liebre/ y se pasa una vida fenomenal. / Te juro que al pensarlo me cacha fiebre/ y ¡qué lindo sería ser animal!”
Txt Marie N