Para representante del Instituto de Teatro es “un agravio a la cultura” querer cerrarlo

El representante de la provincia de Buenos Aires por el Instituto Nacional del Teatro (INT), Alfredo Badalamenti, rechazó el proyecto de ley de Bases y Principios para la Libertad de los Argentinos y consideró que “es un agravio a la cultura querer derogar la Ley 24.800 que creó la institución”.

Tras destacar que el teatro genera “apertura e intercambio cultural”, Badalamenti dijo exponer en el marco del plenario de comisiones de la cámara de Diputados, “en representación de los 197 trabajadores que andan luchando y peligrando por sus trabajos y de toda la comunidad teatral, que el Instituto Nacional del Teatro es sostén para su actividad”.

“En el año 2023 se cumplieron 26 años de la promulgación de la Ley 24.800 que creó el Instituto Nacional del Teatro”, recordó, al sostener que fue “el resultado de la reflexión, el trabajo y el intercambio de ideas de la generación de diferentes artistas que durante décadas en cada rincón del país sostuvieron la importancia de la actividad teatral”.

En ese sentido, dijo que “no terminamos de comprender por qué se plantea la derogación de esta herramienta virtuoso. Una ley ejemplar, admirada en el mundo entero que garantiza fomento y la distribución equitativa de recursos en cada rincón del país y una organización de burocratizada que garantiza debate, intercambio, evitando toda discrecionalidad en la asignación de recursos”.

Para el representante bonaerense del INT “la misma ley y la organización interna del organismo garantizan la transparencia, con controles internos y externos con concursos públicos de antecedentes y oposición para desempeñar roles de representación que garantizan idoneidad y transparencia”.

“En este plenario hay representantes de todas las provincias argentinas y en cada pueblo se puede corroborar in situ los beneficios que en este cuarto de siglo el INT ayudó a generar, a multiplicar y sostener, modificando de plano el mapa de desarrollo del teatro nacional, permitiendo que haya teatros independientes de calidad fuera de la Ciudad capitales como un concepto de igualdad y libertad creativas”, sostuvo.

Asimismo, Badalamenti dijo que “se aduce a la cuestión económica y se señala a estos organismos y a la cultura en general como deficitarios y onerosos por una situación de crisis. De la totalidad de los recursos del sector público estos organismos en el 2023 significaron el 0,6% de la inversión nacional sumando a que no le quitan presupuesto a la educación, salud, seguridad, sino que se financian de dos gravámenes accesorios que provienen del Enacom que tiene una tasa del 10% que representa el 95% del presupuesto total”.

“Durante el 2023 se otorgaron como aportes para salas de teatro independiente que dejarían de funcionar en el país, más de 60 producciones de obra, 28 asistencias técnicas, más de 500 giras teatrales, más de 250 eventos teatrales”, afirmó, al señalar que “el registro nacional de teatro independiente cuenta con 47.193 personas habilitadas. Gracias al fomento de la Ley garantiza de forma federal la distribución de recursos y ayuda a las economías regionales. No entendemos por qué este agravio a la cultura”.