A pesar de la cantidad de casos, la Fiscalia PCyF 8 archivó la denuncia realizada a Coto sucursales 91, Abasto, y 46 frente a plaza Miserere.

Con casi 600 contagios por Covid-19, la fiscalía porteña dice que Coto cumple con los protocolos.

Según lo informó infogremiales.com.ar. La Fiscalia PCyF 8 dispuso archivar la denuncia realizada contra las sucursales 91, cercana al Abasto, y la sucursal 46 frente a plaza Miserere, en el barrio porteño de Once.

Ambas sucursales de Coto fueron denunciadas por no cumplir con las medidas sanitarias vigentes para evitar la propagación del virus.

Los fundamentos del fiscal Maximiliano Vence para descartar la denuncia se basan en una inspección que se realizó en dichas sucursales el 8 y 11 de junio, la primera en la sucursal 46 y 3 días después en la sucursal de la calle Agüero 616. Además el inspector de la Dirección General de Protección del Trabajo, aseguró que se “chequearon protocolos” en una de las sucursales el 13 de mayo.

En resumen, el poder judicial porteño y el gobierno de la ciudad admiten que hace meses no controlan que una de las cadenas más grandes de supermercados, cumpla con las medidas de higiene y distanciamiento social para no poner en riesgo la salud de trabajadores y clientes.

El hiper con más casos de Covid-19 en el país
Claro que no es casual, Coto se mantiene primero en la lista de los supermercados con mayor cantidad de contagios entre los trabajadores, aunque seguido de cerca por Carrefour, a finales del mes pasado, el super del amigo de Menem, llevaba registrados 550 casos positivos solo en la zona metropolitana.

Pese a esto y la denuncia de los trabajadores que indican que la empresa les negó la licencia al personal de riesgo, trabajadores con enfermedades crónicas o mayores de 60 años obligándolos a presentarse a los locales, poniendo en riesgo su vida, el fiscal dio por finalizada la investigación y archivó la causa “por falta de pruebas”.

Pruebas sobran
Además de seguir registrando a diario nuevos contagios, en distintas sucursales y áreas, el mes pasado, gracias a la publicación de InfoGremiales fuimos testigos de la impunidad con la que se siguen manejando los empresarios, cuando se viralizó un audio de uno de los gerentes de COTO, quizás el más polémico y provocador: Eduardo Búfalo, queriendo llenar el local de gente, pese al distanciamiento social que obliga la pandemia.

Los trabajadores dan cuenta de los contagios también dentro de sus familias y que la empresa ni siquiera permite cumplir la cuarentena necesaria en los casos positivos, sino que los obliga a volver al trabajo antes de los 14 días, tiempo estipulado por el Ministerio de Salud y la OMS.

Además advierten que no abastece de los insumos de seguridad e higiene e intenta ocultar los casos sospechosos.

Una denuncia similar recae sobre la sucursal 80, ubicada en French 2417, pero dicha sucursal será investigada por el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 11.

En provincia de Buenos Aires se multiplican las alertas, no son algunos locales, o sucursales aisladas, es toda la cadena, es una política consciente de la empresa que prioriza sus ganancias por sobre la salud de los trabajadores y clientes, mientras el Estado mira para otro lado.

Post Author: Mr. Abasto