Personajes vinculados al barrio de Balvanera. Pepe Arias, actor.

Siendo su nombre real José Pablo Arias, este gran actor y cómico argentino nació en Buenos Aires un 16 de enero de 1900.

Cursó en la Escuela Naval Militar dos años pero fue expulsado debido a “falta de vocación” y subió a un escenario, por primera vez, en 1916. Es decir que tenía dieciséis años. Fue en el Teatro Excelsior al incorporarse a la compañía De Rosas – Aranaz- Luis  Arata. Para luego pasar por las siguientes compañías: la de los hermanos César y Pepe Ratti (1921), la de Francisco Payá (1922) y la de Elías Alippi-Marcelo Ruggero-José Otal (1930). 

Para el año 1931, Pepe Arias ya había alcanzado crear su propia compañía de revistas en el flamante Teatro Maipo.

Debutó en la pantalla grande en 1933 con la película “¡Tango!”, donde interpretó el personaje de Bonito. Y participó en otras veinticuatro películas, entre las cuales se destacan: “Kilómetro 111” (1938), “El haragán de la familia” (1940), “Fantasmas en Buenos Aires” (1943), “Mercado de abasto” (1954) y “La señora del intendente” (1967).

Se destacó también en el mundo de la Radio, como cómico relatando monólogos que lo hicieron famoso y popular. Trabajó para las siguientes emisoras de la época: Stentor, Belgrano, El Mundo y Splendid y en Radio Carve (Montevideo).

Estuvo casado cuatro años, entre 1930 y 1934, con la vedette peruana Carmen Olmedo. Y luego, contrajo matrimonio con su inseparable compañera de arte Petrona Petra Bustos. Pepe Arias es el tío abuelo del actor y presentador Ronnie Arias.

Mientras actuaba en la obra “El revista del tío Vicente” sufrió una descompensación cardíaca y falleció un tiempo después, el 23 de febrero de 1967, Arias tenía, entonces, 67 años de edad. Sus restos descansan en el Panteón de la Asociación Argentina de Actores del Cementerio de la Chacarita.

Recordamos a Pepe Arias, con palabras suyas, respecto a su arte:
“El monólogo tiene una clave: es una especie de reportaje político; yo leo los titulares de los diarios y cuento las noticias en el escenario agregándole un comentario jocoso. Pero siempre hay que actualizar la información: un chiste político del jueves no hace reír el viernes”.

Se lo vincula con el barrio por haber sido habitué del café Garibotto.
Txt Marie N